Por último, el templo parroquial de San Pedro Apóstol (siglo XV), incluso el acceso a la techumbre par parte de los más atrevidos. En él pudieron contemplar obras como las de Molner (escultor barroco del siglo XVIII), Francisco Morato (antallador de retablos portugués del XVII), Alonso Mures (pintor extremeño del siglo XVIII ), la importante herencia del discípulo de Zurbarán Franisco Menses Osorio (1699) y el retablo de las Ánimas Benditas del Purgatorio.  El broche de oro a la mencionada visita lo puso la visita al archivo Histórico, donde los alumnos pudieron manejar libros y documentos 1590, 1621 o 1700, que generalmente quedan reservados para este tipo de visitas.

En resumen, una fantástica actividad con más de dos entretenidas horas de explicación como ilustración a la presencia del Gótico y el Renacimiento en Extremadura.