"El deporte es uno de los mejores vehículos para la introducción de valores en la sociedad y es clave en el desarrollo de la personalidad de niños y adolescentes. Promueve actitudes de honestidad, respeto, compañerismo, esfuerzo, etc. Lo aprendido del deporte (malo y bueno) transciende el terreno de juego y tiene implicación en la sociedad, educación, trabajo, etc. La práctica del deporte puede evitar comportamientos negativos o no recomendables en niños y adolescentes.

Por otra parte, los deportistas son modelos sociales, sobre todo para niños y adolescentes. Cuando un deportista respeta a su adversario, pierde con dignidad o se esfuerza hasta conseguir su objetivo, su actitud es considerada ejemplar. Pero también cuando un deportista hace trampas puede hacer que los niños y adolescentes se vuelvan permisivos a estas conductas. La sociedad no debe tolerar comportamientos deshonestos, ni en el deporte ni en ninguna actividad.

Ganar a cualquier precio (a costa de hacer trampas o poner en peligro la salud) no vale la pena. El juego y el deporte son divertidos. El objetivo es pasarlo bien, no hay que tener miedo de no ganar. La práctica deportiva ayuda a aprender a gestionar sentimientos de frustración y éxito. Se debe evitar sobrevalorar el éxito y el fracaso.

Debemos cambiar la cultura de que -cualquier cosa vale si es para ganar-, tanto en los deportes como en cualquier otro aspecto de nuestra vida. La generación de los jóvenes debe romper esta cultura".

OBJETIVOS DEL PROGRAMA "VIVE SIN TRAMPAS EXTREMADURA"

- Prevenir el uso de sustancias dopantes para aumentar el rendimiento y conseguir méritos deportivos.

- Prevenir el uso de sustancias dopantes y estupefacientes para conseguir mejoras en el aspecto y en la apariencia física, así como su uso con fines recreativos.

- Cambiar la filosofía de ganar a cualquier precio, no solo en las competiciones deportivas, sino en todos los aspectos de la vida.

- Usar el deporte como herramienta para el trabajo de valores transferibles y útiles a la vida cotidiana, como el respeto a las normas, a los adversarios, a los que son diferentes, los valores de compañerismo, ayuda y cooperación con los iguales, los valores del esfuerzo para conseguir las metas, el juego limpio, etc.

- Fomentar la protección de la salud y los hábitos de vida saludables.